Smart data en marketing como solución a la conversión

Comparte

Todos oímos hablar del big data, el smart analysis, el smart data en marketing… pero ¿como atañe todo eso a nuestras pequeñas estrategias? El exceso de datos, o como se suele decir ahora, la infoxicación, que tenemos nos abruma y a veces no sabemos qué hacer con todo ello. Los «datos inteligentes» son aquellos que aportan valor, que contextualizan, para que la aplicación de acciones pueda ser efectiva.

imagen de código de programación smart data bloqueado con candado

¿Y cómo lo aplico a la estrategia de marketing? El Smart data en marketing hace un uso inteligente, como su propio nombre indica, para predecir modelos de comportamiento y dar una información real y útil a las empresas. De este modo, se pueden hacer ajustes en nuestras estrategias: cambiar el público objetivo, cambiar el destino de los presupuestos o realizar acciones antes no valoradas.   Estos datos pueden prevenir de empresas externas que se dedican al procesamiento de la gran cantidad de datos que tenemos hoy en día de los consumidores. Por ejemplo, desde Hocelot basan su Smart Data no solo en procesar los datos, también analizan su calidad, de forma que no solo haya información estructurada, sino que también sea veraz y fiable. En una pequeña escala, en empresas pequeñas donde no hay inversiones en tecnología, se tienen a mano los sistemas de ayuda inteligente de las herramientas de Google, por ejemplo. En Google Ads se obtienen recomendaciones tras un análisis de la cuenta y su rendimiento. Esto no es mas que una puesta en orden de todos los datos que la herramienta recopila de los usuarios.  

Y todo esto se traduce en conversión. Si, porque si ayudamos a los usuarios a sentirse más cómodos en nuestros sitios web o tiendas online gracias a la información que ellos mismos nos proporcionan, acabarán realizando aquellas acciones que queremos. Y podremos considerar nuestros pasos en marketing todo un éxito.

Un uso inteligente de los datos implica resolución a esos problemas: caídas en la conversión, mal tráfico… Con el análisis adecuado, acabaremos encontrando la forma de solucionarlos: simplificar unos formularios de registro, mejorar el proceso de compra, la experiencia de usuario en la navegación mobile… La información siempre la hemos tenido delante y cada vez tenemos más en nuestras narices. Lo único que nos hace falta es encontrar el algoritmo adecuado que nos ayude a entenderla y el Smart data en marketing es justo lo que hace.


Comparte